El modelo japonés

No deja de asombrar que un país devastado por la guerra se convirtiera en menos de tres décadas (1945-1970) en la segunda potencia mundial.

Desde los años setenta, el mundo se pregunta cuál es el secreto del éxito de el modelo japonés.

Existen diversas diferencias con los occidentales. En primer lugar, la mentalidad japonesa viene determinada por un fuerte componente cultural, marcado por las tradiciones del sintoísmo, budismo y confucianismo.

La sociedad japonesa es una de las más homogéneas del mundo. La mayoría de las personas comparten los mismos miedos y prejuicios sobre el mundo.

Para entender las peculiaridades de la gestión japonesa hay que aprender los usos de ciertos términos clave, ya que permanecen en las bases de la ética en los negocios.

日本語 (Nihongo), que significa idioma japonés, es la clave para entender los valores y el comportamiento de los japoneses, y también es la primera barrera con la que se encuentran los extranjeros.

Los principales valores de la ética japonesa son la armonía, la limpieza, el orden, la sinceridad, la mejora continua, la confianza y la seguridad.

En Japón el tema de la responsabilidad y la limpieza es una cuestión muy importante. Independientemente de los servicios públicos de limpieza, los ciudadanos intentan siempre mantener limpias las calles. Es muy común que los comerciantes limpien sus propias fachadas y los alrededores de sus tiendas. También se ven ciudadanos voluntarios que contribuyen al cuidado de las calles.

El concepto de orden y limpieza tiene su origen en el sintoísmo, y se expresan mediante las palabras: せいり (seiri), せいけつ (seiketsu) y せいとん (seiton), que significan orden, limpieza y pulcritud.

Los japoneses conciben la suciedad y el desorden como algo negativo, que no quieren para sus negocios.

Cuando empezaron a comprar fábricas extranjeras en los ochenta, sorprendieron a sus empleados occidentales con intensivas sesiones de formación acerca de cómo mantener la limpieza y el orden dentro de las fábricas.

También se asigna el éxito económico japonés al concepto del Wa (armonía), que se aplica a las relaciones interpersonales. Se dice que éstas son circulares en las empresas. Existe confianza mutua entre empleados y directivos, hay cooperación a todos los niveles y por tanto hay una relación armoniosa. Esto deriva en seguridad laboral para los trabajadores y en lealtad a la empresa durante años (el famoso modelo de seniority, aunque ahora esto empieza a cambiar).

Otro concepto que permanece en la forma de ser de los japoneses, es el de estar siempre mejorando (かいぜん, kaizen). Este es de los más evidentes. Además le dan tanta importancia a las formas como a los resultados. Cuidan todos los detalles y eso se nota. No existe un servicio al cliente como el japonés.
Por ejemplo, en el caso de Toyota, la empresa no se preocupa de la competencia sino de mejorar poco a poco. Así han llegado a ser el mayor fabricante de coches del mundo.

Por último, es muy importante ganarse la confianza de los japoneses, y para ello hay que nutrir la relación durante años. Los japoneses no querrán nunca mantener una relación profesional o personal con alguien con quien no sientan seguridad (あまえ/amae) ni confianza (しんよ/shinyo).

Un comentario en “El modelo japonés

  1. Me interesa saber más de la cultura japonesa en relación a la limpieza porque lo trabajo en el ramo de la limpieza y me gustaría mucho mejorar mucho mi desempeño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *