Fintech en Japón

Hasta el año pasado, la palabra Fintech apenas se oía en Japón. Según un informe de Accenture sobre el Fintech en Japón  Las inversiones japonesas en ese sector representaron sólo el 0,40 % de los 12 mil millones de dólares invertidos en Fintech a nivel global en 2014. Pero las cosas están cambiando: las inversiones en startups de Fintech en Japón se doblaron en 2015 alcanzando los 142 millones de dólares.

Todo arrancó cuando el Consejo del Sistema Financiero puso en evidencia que Japón estaba muy por detrás de otros países en cuanto a tecnología financiera. El gobierno japonés comenzó a usar la palabra “Fintech” en sus publicaciones y los bancos espabilaron cuando se dieron cuenta de que las startups habían estado viendo algo que ellos habían estado pasando por alto.

El camino hacia la innovación es largo y para ponerse al día con el mundo, Japón primero tiene que revisar las regulaciones y la cultura del sistema bancario.

Tradicionalmente, las bajas tasas de inflación en Japón provocaban que la gente prefiriese tener el dinero en efectivo en lugar de invertirlo o gastarlo. Se calcula que el total de activos financieros de los japoneses asciende a unos 14 billones de dólares, y algo más del 52% se tiene en efectivo.

Con la esperanza de cambiar esta situación, elevar la inflación y estimular la economía,  el gobierno de Japón adoptó tasas de interés negativas y nuevas leyes para fomentar que no se guarde el dinero. Las tasas de interés negativas también ejercen presión sobre los bancos para que busquen beneficios en otras áreas.

“Si sólo eres dependiente del margen financiero estás condenado al fracaso”- dice Mio Takaoka, que está a cargo del desarrollo y las inversiones de la plataforma de trading online Monex.

Pero los bancos de Japón son muy cautelosos en alejarse de sus modelos tradicionales – especialmente en un espacio que carece de reglas claramente definidas. A diferencia de EEUU y Europa, donde los reguladores han creado un terreno de juego para el arranque del Fintech, Japón todavía tiene muchas leyes que adaptar.

Fintech en Japón
El Fintech llegando a Japón

Los bancos japoneses externalizan los servicios tecnológicos a grandes empresas, como es el caso de NTT y su sistema de transferencias masivas de fondos al por menor. En este caso una sola empresa controla casi el 70 % de los datos de las transacciones en los bancos privados de Japón. Los tres megabancos de Japón sólo se gastan 3 % de sus ingresos netos en tecnología, muy por detrás de sus competidores internacionales.

El sistema bancario de Japón es robusto y sobrevivió a la crisis de Lehman Brothers de 2008 y a la caída de la bolsa en 2011. Sin embargo, este monopolio sobre los datos de las transacciones provoca altos precios y desalienta a los bancos a innovar.

El cambio legal más esperado de Japón tiene que ver con la propiedad de los bancos de las filiales no financieras. De acuerdo con el artículo 16-3 de la Ley bancaria en Japón, los bancos sólo pueden poseer un máximo del 5 % del total de derechos de voto en las empresas no financieras. Por desgracia para las startups, las empresas de Fintech a menudo se consideran una parte de esta categoría; incluso para las empresas clasificadas como “conglomerados bancarios” la participación máxima está limitada a 15 %. Se ha enviado un proyecto de ley al respecto pero mientras tanto los megabancos japoneses ya se han anticipado y han estado haciendo pequeñas inversiones en startups.

Se esperan cambios en otras áreas, como la de las APIs bancarias, las criptodivisas (Bitcoin) o servicios de pago. La cultura japonesa también influye en este último campo. A pesar de que Japón tiene el segundo mayor mercado de ecommerce de Asia, todavía el 32% de la gente todavía opta por pagar en efectivo cuando reciben la entrega – muy alejado de mercados Fintech más desarrollados como China.

 

Fintech en Japón. Negocios en Japón
El mundo moderno y el tradicional conviven en Japón

Japón todavía tiene una gran cantidad de regulaciones que han frenado Fintech en el país. Pero cuando las regulaciones al fin cambien, Japón será rápido para innovar.

La confianza juega un papel muy importante en Japón, donde la seguridad y la privacidad se toman muy en serio. Mucha gente no quiere utilizar la banca online por temor a compartir sus datos en la red. En comparación con el 35 % en EEUU, 50 % en Singapur, o 60 % en China, en Japón menos del 20 % de la gente utiliza la banca online.

Con las regulaciones a punto de cambiar, éste es un buen momento para empezar a construir alianzas o invertir en Japón mientras los bancos todavía estén limitados al mencionado 5%.

Japón tiene la ventaja de poder ver qué tipos de leyes relacionadas con el Fintech se han creado en otros países – y los emprendedores tienen cada vez más referencias de modelos de negocios de éxito internacionales.

Este será un gran año para Japón. ¿Se encaminará a afianzar su monopolio de datos financieros y quedarse fuera o preferirá ir hacia una era de APIs abiertas y de proliferación de startups? Lo que sí está claro es que el Fintech ha venido para quedarse.

Fuentes: TechAsia, Fintech Market Overview in Japan