Las startups se mudan al campo

¿Bullicio y contaminación, o tranquilidad y naturaleza?  En Japón ya es posible trabajar en startups tecnológicas desde el campo.

La población japonesa se reduce y envejece. Nadie puede parar esta tendencia, pero Japón nos ha vuelto a dar una lección con su extraordinaria capacidad de adaptarse a circunstancias adversas. En este caso, su apuesta es la despoblación creativa.

Vivir en Tokio es una experiencia estupenda, una metrópolis de 39 millones de habitantes donde se puede encontrar de todo. Pero para mucha gente, supone renunciar a su calidad de vida, viviendo en cubículos, algunos literalmente, trabajando en exceso y viajando largas distancias a diario. Por desgracia las jornadas de trabajo extremas causan miles de muertes al año– karoshi — y suicidios — karoshisatsu.

Ante este panorama, no es de extrañar que muchos jóvenes hayan decidido escapar de la ciudad y emigrar al campo.

Equipo de Sansan- Kamiyama- Negocios en Japón
Equipo de Sansan- Kamiyama- Negocios en Japón

Kamiyama es uno de los muchos pueblos que ya están empezando a atraer gente joven.

A primera vista parece otro pueblo más, con sus señoras mayores trabajando los campos de arroz y las tiendas antiguas cerradas. Sin embargo también podemos encontrar elementos inusuales, como startups tecnológicas, un bistró llevado por un ex-empleado de Apple, talleres artesanales de zapatos, cafeterías hipster y una pizzería de horno de leña.

Es un ambiente relajado con gente que prefiere salir de la dura “carrera de ratas” sin renunciar a las nuevas tecnologías.

El ejemplo de Kamiyama se ha apodado despoblación creativa, y ya se intenta aprender de él en otras partes de Japón y del mundo.

Oficina de Engawa en Kamiyama - Startups en el Japón rural - Negocios en Japón
Oficina de Engawa en Kamiyama – Startups en el Japón rural – Negocios en Japón

La población en estos pueblos está disminuyendo, pero Japón es consciente de que no puede cambiar esta tendencia de un día para otro. Este modelo se llama “despoblación creativa” porque, lo que se busca es que las pocas personas que queden o que lleguen, sean gente interesante, creativa e innovadora. Se pretende dar valor a estas comunidades.

Para atraer a estos perfiles, Kamiyama supo desde el primer momento que lo que tenía que hacer era instalar una conexión a internet de alta velocidad.

No hay mejor manera de “hipsterizar” un lugar que llenándolo de artistas. Y para ello, Kamiyama lanza cada año el programa de artistas residentes, con el que invita a los mejores a vivir y a crear sus obras en la aldea con todos los gastos pagados.

Trabajando desde el río en Kamiyama - Negocios en Japón
Trabajando desde el río en Kamiyama – Negocios en Japón

También han abierto negocios tradicionales como hornos de pan y cafés:

Nuevos negocios en Kamiyama-  Startups en el Japón rural - Negocios en Japón
Nuevos negocios en Kamiyama- Startups en el Japón rural – Negocios en Japón
Nuevos negocios en Kamiyama-  Startups en el Japón rural - Negocios en Japón
Nuevos negocios en Kamiyama- Startups en el Japón rural – Negocios en Japón

La calidad de vida de estos nuevos pobladores ha mejorado en muchos aspectos. Mientras que en Tokio los padres no ven a sus hijos porque se pasan el día en el trabajo, el tren y el nomikai – la costumbre japonesa medio obligatoria de salir de copas con la empresa–, en Kamiyama pueden incluso ir juntos a pescar por la mañana, comer en familia y jugar con los niños al salir del colegio.

pescando en Kamiyama - Negocios en Japón
Padre e hijo pescando en Kamiyama – Negocios en Japón

Las empresas se están instalando en casas centenarias de madera — kominkas — con muchísima luz natural. El canto de los pájaros y los árboles conforman el entorno de la oficina. El descanso se hace mucho más agradable mirando a los cedros.

En Kamiyama, el camino al trabajo no supone más que unos pocos minutos, mientras que en Tokio, los empleados del metro tienen que empujar a los pasajeros para que se puedan cerrar las puertas.

En Tokio nadie se conoce, ni siquiera a la gente con la que se comparte edificio (para eso hay una app), pero en Kamiyama todos saben quién es quién y se fomenta la comunidad colaborativa.

También hay startups que se han fundado directamente en Kamiyama, como Engawa Corp, una empresa que hace pruebas con televisores 4K, la nueva generación de pantallas de alta resolución.

La media de edad de los empleados es de 30 años, y se alegran de poder salir fuera cuando quieren hacer un descanso del trabajo, disfrutar de tranquilidad y las agradables vistas del entorno.

Oficina de Engawa en Kamiyama - Startups en el Japón rural - Negocios en Japón
Oficina de Engawa en Kamiyama – Startups en el Japón rural – Negocios en Japón

¿Y tú? ¿cambiarías la ciudad por el campo?